7 setembre, 2016 Paido Salut Infantil

La consulta del adolescente

La consulta de atención a los adolescentes es necesaria y es, además, una demanda emergente de  nuestra sociedad. La adolescencia es una etapa de la vida en que el estado de salud es, generalmente, bueno y gran parte de las familias, profesionales de la salud y los propios jóvenes consideran que no hay  necesidad de realizar  visitas médicas a las consultas de atención primaria ni a los especialistas.

Sin embargo, 1 de cada 5 adolescentes han sufrido durante esta etapa, como mínimo, un problema relacionado con la salud y más del 25 % de los jóvenes presentan por lo menos un factor de riesgo de sufrir  fracaso escolar, mantener relaciones sexuales no protegidas y/o de consumir sustancias tóxicas (drogas-alcohol) .

La depresión del/ la adolescente y el consecuente riesgo de suicidio deben ser detectados y tratados correctamente, ya que presentan síntomas específicos que pueden « engañar » a familiares o profesionales poco formados en atención a la adolescencia.

Debe dedicarse especial atención a las visitas preventivas que garanticen un abordaje integral de la salud de los adolescentes, así como visitas puntuales de detección y tratamiento de problemas específicos:

  • Trastornos de la conducta y de personalidad: muchos debutan en este grupo de edad y deben ser derivados a los profesionales de salud mental.
  • Alteraciones de la conducta alimentaria que tienen gran tendencia a la cronicidad y una mortalidad elevada si no reciben la detección y tratamiento tempranos y por los profesionales adecuados.
  • Consulta y seguimiento ginecológico / Anticoncepción: su objetivo es evitar embarazos no deseados e infecciones de transmisión sexual/VIH. El riesgo es alto debido a los ideales románticos y la baja percepción de los riesgos común en muchos pacientes adolescentes a partir de los 12-13 años.
  • Problemas escolares y trastornos por déficit de atención y/o hiperactividad: algunos casos no son diagnosticados hasta esta edad, lo que conlleva un alto riesgo de trastornos secundarios y de bajo auto-concepto. Su tratamiento –farmacológico o no- conlleva mejoría de la autoestima y del rendimiento académico.
  • Consumo de sustancias: detectar signos de alarma de consumo abusivo y adicciones
  • Problemas emocionales: mejorar la autoestima, prevenir patologías por ansiedad y depresión

 

Tagged: ,